FANDOM


Joker (Guasón en latinoamerica y El Joker en España) es una película origen centrada en la etapa inicial de la carrera criminal del personaje. La película no forma parte del Universo de películas DC ya que inaugura una nueva línea de películas que expandiran el canon de las propiedades de DC. Es dirigida por Todd Phillips. Cuanta con guión de Phillips y Scott Silver. Estará protagonizada por Joaquin Phoenix y se estrenó mundialmente el día 4 de octubre de 2019.

Sinopsis

En 1981, un comediante fallido, Arthur Fleck, ignorado por la sociedad en la que vive, se convierte en un genio del crimen y del caos en Gotham City. Arthur es un hombre que enfrenta la crueldad y el desprecio de la sociedad junto con la indiferencia de un sistema que le permite pasar de la vulnerabilidad a la depravación. Es un payaso por las mañanas que se esfuerza por convertirse en un comediante por las noches. Pero descubre que la broma siempre parece ser él. Está fuera de sintonía con todos los que lo rodean, producto de su risa incontrolable e inapropiada que cobra impulso a medida que intenta contenerla, hecho que lo expone a un mayor ridículo e incluso a la violencia. [1]

Historia

Un payaso triste

Arthur Fleck se maquilla como payaso en su lugar de trabajo mientras escucha en la radio que la huelga de los recolectores de basura de Ciudad Gótica ha alcanzado su octavo día, lo cual ha llevado al gobierno a declarar el estado de emergencia. Frente al espejo Arthur hace su mejor intento por sonreír, pero una lágrima cae de su ojo y le descorre el maquillaje. Más adelante Arthur se posa delante de una tienda de objetos musicales haciendo girar con diversión un enorme letrero para la venta total de productos. Él danza al son de la música de un piano hasta que de improviso un grupo de adolescentes le roba el letrero. Arthur los persigue gritándoles que se lo devuelvan, pero los adolescente se desvían por un callejón y le tienden una trampa. Allí lo golpean en la cara con el letrero, haciéndolo añicos, y proceden a patearlo hasta el cansancio. Cuando ellos se alejan Arthur queda tendido entre la basura sin poder levantarse por el dolor.

Posteriormente Arthur visita a una trabajadora social, como todas las semanas, para recibir la medicación que lo ayuda con sus problemas mentales. Allí él descontroladamente pese al dolor que eso le supone. Cuando se detiene Arthur comenta que afuera todo es una locura y la mujer le da la razón debido al creciente clima de malestar social. A continuación ella le pide que le muestre el diario que le pidió que escriba y él se lo entrega aclarando que también lo ha usado para escribir su rutina de chistes ya que quiere dedicarse a la comedia. La mujer hojea el diario y se encuentra con una serie de dibujos e imágenes perturbadoras, sin embargo se detiene en una frase en la que Arthur expresa desear que su muerte tenga más sentido que su vida. Ella le pregunta si se siente bien teniendo alguien con quien hablar, pero como Arthur responde que se sentía mejor en el hospital ella lo interroga sobre si ha pensado porque lo internaron. Ante eso acontece un rápido recuerdo de Arthur golpeando su cabeza contra el vidrio de una puerta reforzada. Él le pregunta a la trabajadora si es posible que su doctor aumente la dosis de sus medicinas, pero cuando ella le especifica que ya está tomando siete medicamentos diferentes él añade que solamente no quiere sentirse mal.

Después de eso Arthur regresa a casa en autobús. Allí comienza a hacerle morisquetas a un niño sentado en el asiento delantero para divertirlo, pero su madre le ordena de mala manera que deje de molestarlo. Ante ese incomodo momento Arthur comienza a reír incontrolablemente pero se apresura en entregarle una tarjeta a la mujer explicándole que sufre de una extraña patología que le causa repentinos arranques de risa los cuales no corresponden a su estado de ánimo. Frente a ello la mujer opta por ignorarlo mientras la irrefrenable risa inunda el autobús para incomodidad de varios pasajeros. Tras bajarse de vehículo Arthur pasa por una farmacia a buscar sus medicamentos antes de emprender una larga caminata hacia su casa, teniendo que pasar por un enorme tramo ascendente de escaleras. Al llegar a su ruinoso edificio Arthur comprueba que no tiene correo en el buzón y luego se dirige a su departamento, donde lo aguarda su debilitada madre. Apenas ingresa Penny le pregunta si había algo en el correo pero Arthur responde que no. Después eso le lleva a la comida a la cama pero su madre se pregunta por qué Thomas Wayne aún no ha respondido a las cartas que le escribió, aduciendo que trabajó para su familia por treinta años. Arthur la insta a comer pero ella añade que Thomas será un buen alcalde ya que es el único que puede salvar a la ciudad de su decadencia actual.

Cuando comienza el show de Murray Franklin, Arthur se apresura en apagar la luz y acostarse al lado de su madre para disfrutar de su programa favorito. Viendo fijamente la pantalla Arthur se imagina sentado entre el público con los afortunados que pueden ver el programa en vivo. Arthur aplaude más fuerte que nadie y vitorea al presentador mientras este comienza con su habitual monologo de chistes sobre la realidad cotidiana de Ciudad Gótica. En cierto punto Arthur le grita a Murray que lo ama y eso capta la atención del presentador, quien le pide que se ponga de pie y se presente. Arthur habla delante de todos sobre quién es y principalmente de su madre, quien siempre le ha dicho que debe sonreír y poner su mejor cara dado que vino al mundo para repartir dicha y alegría. Conmovido por sus palabras Murray lo invita a pararse a su lado para cerrar juntos ese bloque del programa. Cuando las cámaras se apagan Murray lo felicita por lo que dijo y le confiesa que lo dejaría todo por tener un hijo como él. Al escuchar eso Arthur lo abraza mientras esboza una pequeña sonrisa desde la cama de su madre.

Asesinato en el metro

Al día siguiente en el vestuario del trabajo, Arthur oprime sus zapatos de payaso con el torso desnudo, dejando al descubierto su apariencia raquítica. En eso llega otro payaso llamado Randall y menciona haberse enterado del ataque que sufrió en la calle. Para ayudarlo a defenderse él le entrega a Arthur una bolsa de papel con una pistola dentro. Arthur menciona que tiene prohíbo tener una de esas pero, ante la insistencia de su compañero de que en otro momento podrá devolver el favor, termina aceptándola. Al momento llega un enano llamado Gary para decirle a Arthur que el jefe quiere verlo. Randall comienza a hacer chistes a costa de Gary, lo cual hace reír a Arthur enloquecidamente por unos breves segundos. Una vez en la oficina del jefe, Hoyt comienza diciéndole a Arthur que le agrada pese a que todos dicen que es un fenómeno. Sin embargo lo reprende debido a que el dueño de la tienda musical presentó una queja porque desapareció con su letrero. Arthur intenta explicarle unos maleantes rompieron el letrero cuando lo atacaron, pero Hoyt lo desoye y le ordena devolver el letrero o sino lo descontará de su pago. A medida que los reclamos del jefe comienzan a aumentar, su voz se va acallando dentro de la cabeza de Arthur mientras él lo contempla con una sonrisa furiosa.

Después de descargar la ira acumulada golpeando unos contenedores de basura, Arthur regresa a casa atravesando las interminables escaleras. En su edificio comprueba nuevamente que no tiene correo y se dirige al ascensor, el cual detiene amablemente para que su vecina Sophie Dumond y su pequeña hija puedan tomarlo. A medio camino el ascensor se detiene y Sophie le comenta a Arthur que el edificio es una basura. Mientras la niña repite su comentario Sophie simula ponerse un arma en la cabeza, lo cual causa gracia en Arthur. Cuando el ascensor se detiene y cada uno se dirige a su respectivo departamento, Arthur llama a Sophie y simular pegarse un tiro en la cabeza con mayor teatralidad, lo cual inquieta un poco a su vecina. Más adelante Arthur ayuda a bañar a su madre mientras ella intenta encontrar una explicación a la falta de respuesta por parte de Thomas Wayne. Arthur le pregunta por qué un hombre como Wayne los ayudaría a salir de la situación en la que viven y ella replica únicamente que Thomas es un buen hombre. Él le pide que se deje de preocupar por el dinero ya que tendrá una exitosa carrera como comediante, pero Penny deja entrever que no tiene la gracia suficiente para dedicarse a eso. Más tarde esa noche Arthur ve una película musical y comienza a bailar mientras juega con la pistola, pero accidentalmente se le escapa un disparo contra la pared. Desde su habitación Penny le grita para saber qué fue ese ruido y él se apresura a decirle que estaba viendo una película a guerra a todo volumen.

Al día siguiente Arthur sigue a Sophie y la observa cuando deja a su hija en la escuela. Después la acecha mientras se toma el metro al centro de la ciudad y finalmente la persigue hasta llegar la corte de Ciudad Gótica, pero en el último momento se arrepiente y da la vuelta. Posteriormente Arthur acude a un club de comedia para escuchar a varios comediantes y tomar inspiración de ellos para asi elaborar su propia rutina de chistes. De vuelta en casa él hace un repaso de sus anotaciones y escribe que debe comportase como si la gente no supiera que no es feliz. Cuando tocan el timbre y Arthur atiende, se encuentra con Sophie preguntándole si la estuvo siguiendo. Él responde afirmativamente seguido de un chiste. Cuando ella comienza a reírse por su ocurrencia Arthur la invita a verlo en su presentación en el club de comedia y Sophie promete tal vez ir. Posteriormente Arthur se disfraza de payaso y acude a un hospital de niños para entretener a los pequeños con su canto y baile. Para su mala suerte al arma, que guardaba en uno de sus bolsillos, cae al suelo y queda a la vista de todos por lo que Arthur se apresura en aparentar que fue parte del show.

Más tarde Hoyt le grita a Arthur por teléfono por haber llevado un arma a un hospital para niños. Él insiste en que era de mentira pero su Hoyt revela que Randall le contó que él trató de comprarle una arma la semana anterior por eso, cansado de sus mentiras, le indica que está despedido. Cuando la llamada se corta Arthur estrella su cabeza con el vidrio de la cabina telefónica y lo triza. Después de eso Arthur regresa a casa en metro sin quitarse el maquillaje ni la peluca de payaso. En cierto punto el vagón queda vacío excepto por Arthur, una mujer que lee un libro y tres yuppies alcoholizados. Los sujetos no tardan en molestar a la muchacha pero ante eso Arthur tiene uno de sus dolorosos arranques de risa. Cuando la mujer se retira del vagón los sujetos se acercan hasta el payaso para hostilizarlo por pensar que se está burlando de ellos. Él intenta entregarles su tarjeta pero de pronto uno de ellos lo sujeta de los brazos para que su compañero le dé un puñetazo en la cara. Con Arthur derribado los tres amigos comienzan a propinarle patadas, pero inesperadamente el atacado saca el arma de su bolsa y asesina a dos de los yuppies con un par de disparos. El tercero huye del vagón pero Arthur logra alcanzarlo con una bala en el glúteo. Cuando el tren se detiene en la siguiente estación Arthur junta sus cosas y aguarda la salida del sujeto. Este abandona el tren segundos antes de que cierre sus puertas, pero Arthur lo persigue y lo abate con un disparo en la espalda. No contento con ello, le descarga el resto de las balas.

Factor de cambio

Sintiendo un intenso zumbido en la cabeza Arthur huye lo más rápido posible y encuentra refugio en un baño público. Poco a poco él comienza a moverse delante del espejo para ejecutar una lenta danza con la cual asimila lo sucedido y lo acepta sin ningún remordimiento. Después de eso él se dirige a casa de Sophie y la besa con una gran pasión. Al día siguiente Arthur regresa a la agencia de payasos para recoger sus cosas pero allí escucha a sus viejos compañeros hablando sobre el triple asesinato en el metro supuestamente perpetrado por un payaso. En eso llega Gary y se lamenta con Arthur por su despido, lo cual Randall añade que no es justo. El resto empieza a molestar a Arthur de por haber llevado un arma a un hospital de niños pero de salida él les comenta que si tienen preguntas sobre el arma entonces deberían hacérselas a Randall, ya que él era su dueño. Randall se enfurece por ese comentario pero Arthur lo ignora y descarga el resto de su furia contra la máquina perforadora de tarjetas del horario, propinándole una serie de puñetazos hasta arrancarla de la pared. Antes de marcharse él altera un cartel que dice “No olvides sonreír” hasta dejarlo en “no sonreír”.

De vuelta en casa Arthur toma sus últimos medicamentos mientras que su madre se emociona al ver a Thomas Wayne presentarse en un programa de entrevistas. El conductor inicia preguntándole por el triple homicidio del metro dado que los jóvenes trabajaban en Inversiones Wayne. Thomas aclara que no llegó a conocerlos pero aduce que cualquiera que haya trabajo para él entonces es considerado como de su familia. Penny se emociona al escucharlo pero el entrevistador hace mención del creciente resentimiento de la población contra los ricos contraponiéndolo con el inesperado apoyo que han volcado hacía el asesino. Thomas menciona que Gótica se está saliendo de control por eso está considerando presentarse para alcalde. Cuando el conductor menciona que el asesino tenia mascara de payaso Thomas responde que eso tiene sentido dado que solo un cobarde se escondería detrás de una máscara o un envidioso de las personas que han tenido más suerte que él. Thomas finaliza su comentario asegurando que hasta que esas personas no mejoren aquellos que han triunfado más en la vida continuaran viendo a los que no como viles payasos. Terminada la entrevista Arthur queda ansioso y suelta una pequeña risa, pero Penny le espeta que el tema no es gracioso.

Más adelante Arthur regresa con la trabajadora social para contarle que finalmente siente que el mundo ha comenzado a notarlo pero la mujer le informa que le tiene malas noticias. Él la acusa de nunca escucharlo pero aun asi la trabajadora revela que la ciudad ha hecho un recorte en servicios sociales y por lo tanto esa será la última sesión que tendrán. Ella añade que la gente como ellos les importan una mierda pero Arthur únicamente le interesa saber cómo hará para seguir consiguiendo sus medicinas. Esa noche Arthur tiene su primera oportunidad en el club de comedia. Apenas sale al escenario y se para frente al micrófono él comienza a reír descontroladamente a lo largo de varios segundos sin ser capaz de hilar varias palabras juntas, lo cual incomoda a parte del público. Al final logra contar su primer chiste y saca su diario para presentar el resto de su material, siendo consciente de que Sophie ha acudido a verlo. Acabado el espectáculo ambos regresan juntos a casa. En la calle Arthur se detiene frente a un puesto de periódicos para leer un encabezado sobre el payaso asesino. Al verlo, Sophie afirma creer que ese payaso es un héroe para la gente humilde. A continuación Arthur ve pasar un vehículo con un sujeto con una careta de payaso lo cual lo hace sonreír. Posteriormente él y Sophie van cenar a una cafetería y se divierten mucho.

Identidad

Cuando Arthur llega a casa encuentra a su madre medio dormida observando el final del programa de Murray Franklin. Él la saca a bailar, aprovechando la música de cierre del programa, mientras la escolta hacía su habitación pero Penny le señala que escribió una nueva carta a Thomas Wayne y quiere que la envíe. Guiado por la curiosidad Arthur abre el sobre y lee la carta en la que Penny le pide a Thomas que la ayude, recordándole que se ha hecho cargo sola del hijo de ambos. Enterarse del secreto de esa manera hace que Arthur se enfurezca y estalle de la furia por lo que Penny se encierra en el baño y se rehúsa a salir hasta que se calme. Una vez tranquilo Arthur le pregunta si lo que dice la carta es verdad; Penny admite que ella y Thomas estuvieron enamorados, pero cuando se quedó embarazada él le dijo que era mejor que no estuvieran juntos para asi cuidar las apariencias. Por si fuera poco ella también admite que jamás se lo contó a nadie porque firmó un contrato de silencio y además la mortificaba imaginarse lo que diría la gente sobre ellos. Al día siguiente Arthur toma un tren hacia la parte más opulenta de la ciudad; en el vagón él lee una noticia sobre el inicio de la campaña para alcalde de Thomas Wayne y aprovecha para recortar y guardar una fotografía de Thomas junto a su esposa e hijo.

Con posterioridad Arthur llega a las inmediaciones de la mansión Wayne donde vislumbra al pequeño Bruce jugando solo en el parque. Él se acerca hasta la reja de entrada y comienza a hacer pantomimas y trucos de magia para entretener al pequeño, pero no logra arrancarle una sonrisa. Ante eso Arthur se presenta con el niño le coloca las manos en la boca para arquearle una sonrisa en los labios. De golpe aparece Alfred Pennyworth para apartar al pequeño de ese extraño. Arthur le indica que todo está bien ya que no es un pervertido y solo está allí para ver al Sr. Wayne, pero el mayordomo amenaza con llamar a la policía por haber estado molestado a Bruce. Arthur suplica que no lo haga y procede a contarle que es el hijo de Penny Fleck, la cual le contó del romance con su patrón. Alfred asevera que no hubo tal cosa dado que su madre era una delirante y lo comanda a que se marche. Arthur reitera que Thomas Wayne es su padre, pero ante las burlas del mayordomo él lo toma del cuello para estrangularlo; sin embargo viendo al pequeño Bruce aterrorizado él suelta a Alfred y escapa corriendo.

Al regresar a casa Arthur encuentra una conmoción en la puerta de su edificio, con unos paramédicos trasladando a su madre en camilla hacía una ambulancia. Sin comprender lo que sucede, él se apresura en acompañarlos. Más tarde eso noche Arthur se sienta fuera del hospital a fumar un cigarrillo. En eso se le acercan los detectives Garrity y Burke, quienes le informan que tenían preguntas que hacerle pero al no encontrarlo en casa decidieron hablar con su madre. Arthur los acusa de haberle provocado un infarto por haberla alterado pero ellos se disculpan y proceden a interrogarlo sobre los asesinatos del metro. Garrity informa que Hoyt les dijo que lo despidieron por haber llevado un arma a un show infantil, pero Arthur replica que eso era parte de su acto y que fue despedido solo porque su jefe pensaba que no tenía gracia. Dicho eso se retira para volver a cuidar de su madre sin embargo Burke le pregunta si acaso su trastorno de la risa es verdadero o también es parte de su acto. Arthur opta por no contestarle pero al intentar ingresar al hospital se choca con la puerta corrediza que solo se abre desde dentro. El resto de la noche Arthur lo pasa en la habitación de su madre acompañado por Sophie. En cierto momento ella se levanta para ir a buscar un café y él se queda viendo el show de Murray Franklin. Al instante el presentador le comenta al público que ser gracioso no es tan fácil como parece y procede a mostrar un video de la fallida actuación de Arthur, al cual se refiere como un guasón, en el club de la comedia.

Arthur se asombra al verse en la pantalla pero rápidamente se consterna cuando nota que Murray y su público únicamente se burlan de él. Arthur regresa a casa completamente deprimido a medida que la tensión social en Ciudad Gótica escala a paso acelerado. Al ver la televisión él se asombra al enterrar que los los protestantes que expresan su enojo contra la elite de la ciudad han adoptado la máscara del payaso como un símbolo de resistencia. El comentador de noticias aprovecha para informar que los manifestantes protestaran el día siguiente frente al teatro Wayne donde asistirá el candidato para alcalde Thomas Wayne, al cual atribuyen el mayor resentimiento por haberse referido a los más desafortunados como payados. En conferencia de prensa Thomas añade que los protestantes no están bien y que él es el único que puede ayudarlos a salir de la pobreza. Al día siguiente una enorme multitud se congrega frente al teatro para protestar en contra la elite de Gótica. Arthur se suma a la manifestación, encantado de haber logrado de eso, pero aprovecha un conflicto entre la policía y los asistentes para colarse en el interior de teatro. Allí toma prestada la vestimenta de un acomodador e ingresa en la sala principal, donde una multitud de adinerados se divierte viendo una película de Charlie Chaplin.

En cierto punto Arthur divisa a Thomas Wayne levantándose para ir al baño por lo que se apresura en seguirlo. En el lavabo Arthur espera que el lugar se despeje para acercarse a Thomas Wayne es informar que él es el hijo de Penny Fleck Thomas lo identifica como el loco que se apareció por su casa y le informa tajantemente que él no es su padre. Arthur argumenta que son físicamente parecidos pero Thomas le espeta que fue adoptado y él jamás se acostó con su madre. Arthur asevera que eso es mentira pero Thomas le repite en que es adoptado y que su madre, cuando él era pequeño, fue arrestada e internada en el hospital Arkham. Arthur le grita que es un mentiroso y asegura que lo único que quiere de Thomas es un poco de afecto paternal, pero el aludido reitera que su madre es una loca. En ese momento Arthur comienza a reír sin control por lo que Thomas, creyendo que aquello es una especie de burla, le asesta un duro puñetazo en la cara y le indica que si vuelve a tocar a su hijo entonces lo matará. Después de eso Arthur regresa a casa devastado, por lo que procede a quitar todo dentro de la nevera para poder esconderse en su interior. En ese momento recibe un llamado del detective Garrity informándole que todavía tienen preguntas que hacerle y pidiéndole coordinar un día y horario para poder reunirse a hablar.

Un mal día

Días más tarde Arthur recibe un llamado de la producción del programa de Franklin informándole que desde que pasaron su video al aire han tenido una increíble respuesta por parte del público, por eso le preguntan si le gustaría presentarse como invitado en el programa. Luego de pensarlo con detenimiento, Arthur finalmente acepta la propuesta. Tras eso él se dirige al hospital estatal Arkham donde le pide al encargado del archivo que le enseñe el expediente de su madre. Mientras el sujeto busca el archivo Arthur le pregunta sobre como son la clase de personas que terminan encerradas en ese lugar y confiesa inocentemente que días antes cuando se desahogó con unas personas creyó que eso lo afectaría mucho, pero que en realidad no sintió nada. Cuando Arthur admite que cometió un gran error, el sujeto del archivo le recomienda tratar de buscar ayuda con los servicios sociales, sin embargo Arthur se mofa aduciendo que recortaron los gastos para ese tipo de programas. El hombre finalmente encuentra el archivo de Penny y le comenta que la paciente fue diagnosticada con psicosis delirante y trastorno de personalidad narcisista. Al leer que ella fue condenada por poner en peligro la vida de su propio hijo el sujeto deja de leer y le informa que no puede entregarle el expediente sin el consentimiento de su madre. Velozmente Arthur agarra la capeta y forcejea contra el hombre; una vez que se la arranca de las manos huye despavoridamente hacía las escaleras.

Cuando se siente seguro de que nadie lo persigue Arthur comienza a leer el expediente de su madre y descubre que ella además de presentar comportamiento errático, era abusiva. Entre los papeles él encuentra el acta de adopción de un niño sin nombre que había sido abandonado al nacer. En el reporte también descubre gracias a varios recortes de periódicos que su madre permitió que uno de sus novios, quien la golpeaba, abusara de él cuando era pequeño. Ante tantas revelaciones Arthur se desternilla de la risa mientras se imagina dentro de la habitación en que su madre fue interrogada por el deplorable estado de abusos en que la policía lo encontró. Una jovencísima Penny Fleck le dice a su psiquiatra que su pequeño nunca lloró y que siempre fue feliz. Después de eso Arthur regresa a casa bajo una intensa lluvia. Al subir al ascensor recuerda a Sophie haciendo la mímica de un disparo en la cabeza. Caminando bajo aturdimiento Arthur se cuela en el departamento de Sophie y comienza acariciar la ropa colgada y los dibujos pegados en la pared. En ese momento su vecina termina de arropar a su pequeña y se dirige a la sala, pero se lleva un susto de muerte cuando encuentra a Arthur sentado en su sillón. Ella procede a informarle que se equivocó de departamento y le suplica que no le haga nada ya que su hija está en la otra habitación. Arthur le menciona que tuvo un mal día por lo que Sophie le pregunta si acaso necesita que llame a su madre en casa. Ante eso Arthur se coloca los dedos en la cabeza igual que un arma mientras se da cuenta que todas las veces que estuvo junto a ella solo fueron producto de su imaginación. Inmediatamente se retira encolerizado hacía su departamento donde rie con el mayor de los dolores.

Al día siguiente Arthur visita a su madre en el hospital y le reclama por todas las veces que le dijo que su risa era un trastorno que implicaba que algo estaba mal en él. Él aduce que eso no era cierto ya que la risa era una manifestación de su verdadero yo. Alegando no haber sido feliz ni un solo día de toda su vida, Arthur admite que antes pensaba que su vida era una tragedia pero recientemente se dio cuenta que es una comedia. Dicho eso él toma una almohada y la aplasta contra el rostro de Penny hasta que ella deja de luchar por su vida. Al regresar a casa Arthur ve varias veces sus grabaciones del programa de Murray Franklin y centra su atención en el ingreso de un invitado para imitar sus movimientos el día que le toque a él presentarse. Arthur ensaya como sentarse, como hablar y qué decir cuando se encuentre frente al presentador; sin embargo su actuación acaba con la idea de rematar un chiste sacando el arma de su pantalón y pegándose un tiro en la cabeza. Con todo planeado, Arthur se tiñe el cabello de color verde y baila libremente en ropa interior. Después de eso se pinta el rostro de blanco y en el tocador de su madre encuentra una vieja fotografía de ella firmada con cariño por T.W.

Un payaso que baila

De pronto alguien toca el timbre del departamento. Al atender la puerta Arthur se encuentra con Randall y Gary. Viendo su rostro pintado, y enterados de que sigue sin empleo, ellos atribuyen que se dirige a la manifestación en la alcaldía pero Arthur, tras cerrar la puerta con pasador, les informa que su madre murió y por eso está celebrando. Ellos admiten haberse enterado por eso están allí para animarlo, sin embargo Arthur les comenta que siente mucho mejor desde que dejó de tomar su medicinas. Randall procede a informarle que la policía ha estado acudiendo a la empresa para hablar con todos sobre los asesinatos en el metro; él indica que Hoyt le contó que la policía ya lo contacto por eso le pregunta qué les dijo con tal de asegurarse que la versiones de ambos coincida. Sin previo aviso Arthur saca unas tijeras de su bolsillo y se las clava a Randall en el cuello y un ojo, y procede en aplastarle la cabeza contra la esquina de una pared. Horrorizado por ver eso, Gary comienza a llorar pero Arthur, con el rostro manchado de sangre, le informa a su amigo que esa noche está invitado al programa de Murray Franklin. Viendo a Gary invadido por el miedo, Arthur lo invita a marcharse prometiendo que no le hará nada, sin embargo hace una morisqueta para divertirse asustándolo. Gary corre hacia la puerta pero al no alcanzar el pasado se ve obligado a pedirle ayuda a Arthur. Antes de dejarlo marcharse Arthur le da un beso en la frente, dándole las gracias por ser el único que nunca lo trató mal.

Posteriormente Arthur se termina de pintar la cara de payaso, se coloca un traje rojo, camisa verde y chaleco amarillo, y abandona el edificio destilando mayor confianza en sí mismo. Antes de dirigirse al estudio él desciende bailando por las interminables escaleras, ignorando que sus pasos de baile son contemplados por los detectives Garrity y Burke. En ese momento ellos le gritan que deben hablar por lo que Arthur se lanza a la huida. Cruzando a toda velocidad por la calle él es embestido por un taxi, pero consigue levantarse y escapa directo hacia la boca de entrada del metro. Dentro del tren se encuentra con cientos de personas maquilladas como payasos, pero para su desgracias los detectives logran subirse al vagón antes de que la maquina se ponga en movimiento. Garrity y Burke comienzan a exhibir autoritariamente sus placas y les ordenan a los presentes quitarse las máscaras y bajar sus letreros de protesta. Arthur, al verse acorralado, le roba la careta a un sujeto y desata una gran pelea en el vagón. Burke saca su arma a fin de abrirse camino hacia Arthur, pero un sujeto lo toma del brazo y forcejea con él hasta que accidentalmente se escapa un disparo. Frente a un civil herido el resto de los presentes se abalanzan furiosos contra el par de policías y los golpean con salvajismo mientras Arthur abandona la estación caminando y sonriendo.

Saliendo a escena

Al llegar a su camarín en el estudio de Murray Franklin, Arthur rie y llora al escuchar en las noticias que un par de policías se encuentran en grave estado luego de una pelea en el metro. En ese momento es visitado por Murray y su productor Gene Ufland; al ser interrogado si su maquillaje se debe a las protestas que se están desarrollando Arthur admite que no y que la apariencia es parte de su espectáculo. Gene le dice que es de poco gusto teniendo en cuenta lo del payaso asesino del metro y se opone a la idea de presentarlo al público por temor a la reacción que pueda provocar, sin embargo Murray decide darle un voto de confianza. A continuación le explica cuáles son las reglas con respecto al contenido de los chistes que puede contar. Cuando se disponen a marcharse Arthur le solicita al conductor del programa que lo presente como Guasón, ya que asi fue como se refirió a él cuando mostró el video de su actuación. Murray no presenta inconvenientes por lo que se marcha para que Arthur se aliste. Cuando se queda a solas él practica el movimiento para sacar el arma de su pantalón y asi dispararse en la cabeza.

Varios minutos más tarde Murray charla con sus dos primeros invitados mientras Arthur aguarda detrás de la cortina esperando que llegue su momento de salir a escena. Antes de que llegue su momento Murray pasa otra vez el video de la fallida presentación en el club de comedia para recordarle al público quién es el siguiente invitado. Mientras eso sucede Arthur comienza a danzar lentamente para liberarse. Al instante Murray le indica al público que frente a lo que está sucediendo en la ciudad es necesario que todos vuelvan a reír por eso le da la bienvenida al Guasón. Arthur ingresa bailando al ritmo de la banda del programa y saluda con un fuerte beso en los labios a la anciana sexóloga que estuvo invitada antes que él. Dejando a todos sorprendidos él ocupa su lugar junto al escritorio de Murray y se queda inerte, lo cual causa la gracia del público. Al ser interrogado por Murray por su aspecto Arthur expresa que no representa a ninguna postura política ya que su único deseo es hacer reír a la gente, pero Murray le pregunta con ironía si eso le ha funcionado. Arthur se rie junto al público por esa burla y, por pedido del presentador, saca su diario de anotaciones para comenzar a contar sus chistes.

Al hojear las páginas Arthur encuentra la anotación en la pedía que su muerte tuviera más sentido que su vida y por eso decide alterar sus planes. Arthur comienza con un chiste de toc toc que remata con un niño siendo arrollado, lo cual genera el desagrado de Murray y su audiencia. Arthur se disculpa por eso alegando que ha tenido unas semanas difíciles desde que mató a los tres sujetos del metro. Todo el mundo queda anonadado frente a esa confesión, pero Murray le lo cuestiona de porque deberían creerle. Arthur admite no tener nada que perder por lo tanto ya nada puede dañarlo. Murray le pregunta si acaso piensa que matar es divertido y Arthur le contesta que si manifestando su cansancio de no poder hacer lo que le divierte solo porque el sistema es el que decide que ésta bien o mal o que es gracioso o no. A continuación él declara que nunca estuvo en sus intenciones incitar un movimiento ya que solo mato a esos sujetos porque eran una basura como todos en la actualidad. Al recibir abucheos Arthur trata al público de hipócritas por preocuparse más por tres millonarios por los cuales Thomas Wayne lloró en televisión en lugar de interesarse por gente como él, a la cual ignoran a diario aun estando herida.

Para consternación de todos en el plato Arthur despotrica contra la falta de civilización que impera en las calles y acusa a la gente como Thomas Wayne de ser incapaces de empatizar con los demás y creer que los más desafortunados están obligados a tolerar sus reglas como si fueran niños buenos. Murray lo acusa de solo estar buscando una excusa para justificar sus asesinatos y le espeta que no todo el mundo es basura. Ante ese comentario Arthur lo trata de basura por haberlo invitado a su programa solo para burlarse de él. Murray señala que es un autocondecendiente incapaz de medir el daño que sus actos le han hecho a la sociedad. En ese momento, con la tensión escalando, Arthur le pregunta a gritos que se obtiene de cruzar un enfermo mental con una sociedad que lo abandona y lo trata como una porquería. Sin previo aviso saca el arma y le dispara al presentador en la cara aduciendo que obtiene su merecido. La gente comienza a huir del estudio dejando solos a Arthur y el cadáver de Murray en su silla. Arthur rie y descarga otra bala contra el muerto antes de caminar hacía la cámara para despedirse del público. Pero antes de poder completar su oración es cortado del aire. Al cabo de unos pocos segundos los noticiarías de todo el país comienzan a replicar la escena del asesinato de Murray.

Caos

Inmediatamente Arthur es arrestado y metido dentro de una patrulla de policía, sin embargo en ese momento las calles de Ciudad Gótica rugen de furia plagadas por manifestantes maquillados como payasos que ocasionan alborotos y destrozos por doquier. Ante tanto vandalismo y vehículos incendiados, Arthur comienza a reír. El policía al volante le ordena que cierre la boca dado que todo aquello es culpa suya, pero Arthur le contesta que lo sabe y por eso le parece hermoso. De repente una ambulancia embiste la patrulla con gran fuerza. Mientras los manifestantes se aproximan lentamente hacía el lugar del choque el conductor de la ambulancia, llevando una careta de payaso, se acerca hasta la patrulla y con ayuda de otros dos sujetos sacan a Arthur del vehículo y lo acuestan sobre el capó. Mientras eso sucede la familia Wayne abandona presurosamente el cine y, para evitar el caos de las calles, se desvían por un callejón. De pronto un hombre con mascara de payaso los reconoce y sigue para darles lo que merecen. Allí mismo él saca un arma y mata a Thomas y Martha Wayne delante del pequeño Bruce.

En ese momento Arthur despierta y se asombra de verse rodeado por una multitud de fanáticos que lo vitorean como un héroe. Ante eso él danza un poco y utiliza la sangre de su propia nariz para dibujarse una sonrisa en los labios, lo cual enaltece a la multitud a medida que se aproximan más patrullas de policía.

En una celda de Arkham Arthur rie con cierta melancolía. Allí una doctora le pregunta de qué se rie y él admite que acordó de un chiste. Por su mente pasa la imagen del pequeño Bruce parado junto a los cadáveres de sus padres. La psiquiatra la pregunta si le gustaría compartirlo pero Arthur manifiesta que no lo entendería. Tras abandonar la habitación, dejando huella rojas en el impoluto piso blanco, Arthur llega al final del pasillo y comienza a bailar. Él toma el camino de la derecha para escaparse de la institución pero al instante corre en dirección contraria cuando un enfermero comienza a perseguirlo para devolverlo a su cautiverio.

Reparto

  • Joaquin Phoenix como Arthur Fleck: un comediante fracasado de los años ochenta.
  • Marc Maron como Gene Ufland
  • Brett Cullen como Thomas Wayne: un hombre de negocios cursi y curtido que está más en el estilo de un Donald Trump de los 80
  • Robert de Niro como Murray Franklin
  • Zazie Beetz como Sophie Dumond
  • Dante Pereira-Olson como Bruce Wayne
  • Bill Camp como el Detective Garrity
  • Frances Conroy como Penny Fleck
  • Glenn Fleshler como Randall
  • Douglas Hodge como Alfred Pennyworth
  • Josh Pais como Hoyt Vaughn
  • Shea Whigham como el Detective Burke
  • Leigh Gill como Gary
  • Sondra James como la Dra. Sally
  • Carrie Louise Putrello como Martha Wayne

Producción

En agosto de 2017 Deadline reportó la puesta en marcha sobre una película individual basada en el origen del Joker, la cual será dirigida por Todd Phillips, con un guion co-escrito con Scott Silver y estara producida por Martin Scorsese. [2] La película inaugura una línea de películas independientes que funcionan en paralelo con el Universo de películas DC, la cual le daría libertad al estudio, y a las personas implicadas, a contar la historia que quisieran sin tener que tener en cuenta la continuidad ya establecida. [3]

En julio de 2018 la película finalmente recibió luz verde de parte de Warner Bros. y se confirmó de manera oficial que Joaquin Phoenix será el encargado de darle vida al príncipe payaso del crimen. La película contara con un presupuesto de 55 millones de dólares y es descrita como “la exploración de un hombre ignorado por la sociedad que no es solo un estudio de un personaje rudo, sino también una fábula a grandes rasgos”. [4] El mismo mes se informó que la película estrenará el día 4 de octubre de 2019, [5] y también se reportó que Marc Maron se une al elenco sin confirmar en qué papel. [6] En agosto se informó que la película contará con clasificación para mayores de 18 años y que su producción comenzara en septiembre de ese año. [7]

El 24 de agosto de 2018 se informó que Hildur Guðnadóttir será el encargado de la banda sonora de la película. [8] En septiembre Todd Phillips publicó la primera imagen oficial de la película mostrando a Phoenix caracterizado como su personaje Arthur Fleck. [9] Además se informó de la incorporación de Brett Cullen como Thomas Wayne[10], Robert de Niro, Zazie Beetz, Bill Camp, Frances Conroy, Glenn Fleshler, Douglas Hodge, Josh Pais y Shea Whigham. Además de Phillips, la película estará producida por Bradley Cooper bajo la productora Joint Effort, y Emma Tillinger Koskoff. Richard Baratta, Joseph Garner y Bruce Berman serán los productores ejecutivos. [11] En octubre se confirmó que Douglas Hodge será Alfred Pennyworth mientras que el joven Dante Pereira-Olson fue elegido para ser Bruce Wayne. [12]

Galería

Posters

Imágenes promocionales

Portadas

Videos

Otras películas

Películas
Series Batman (1943) | Batman y Robin (1949)
Leslie H. Martinson Batman: The Movie (1966)
Tetralogía de Burton / Schumacher Batman (1989) | Batman Returns (1992) | Batman Forever (1995) | Batman & Robin (1997)
Trilogía de Nolan Batman Begins (2005) | The Dark Knight (2008) | The Dark Knight Rises (2012)
DC Films Batman v Superman: Dawn of Justice (2016) | Suicide Squad (2016) | Justice League (2017) | Birds of Prey (2020) | The Batman | Gotham City Sirens
Películas individuales Joker (2019)
Películas canceladas Batman Unchained | Batman: Year One | Justice League: Mortal

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.